¿Quién conoce a Jimmy Kimmel?

El anfitrión de los Oscar es muy popular en Estados Unidos, pero casi un desconocido en el resto del planeta. Viene del mundo de la TV.

Claudio Martínez

presentador y comediante es actor
Jimmy Kimmel. Sí, así se llama el anfitrión de la ceremonia de los Oscar. ¿No lo conoce? ¿No le suena familiar? Es probable. Kimmel, nacido en el barrio de Brooklyn hace casi 50 años, es muy famoso en Estados Unidos, donde hace 13 años conduce Late Night With Jimmy Kimmel en la cadena ABC. Pero es casi un perfecto desconocido para el resto del mundo.

La apuesta de los productores no deja de ser arriesgada. Kimmel es una figura de alcance doméstico y jamás ha participado en una película, salvo cuando participó con su voz. Además, cuando este año condujo la ceremonia de los Emmy -un evento con menos proyección internacional-, no tuvo mucho éxito. Si bien sus intervenciones fueron elogiadas por los críticos, el rating no le acompañó: con 11,3 millones de espectadores obtuvo la cuota más baja desde que se miden las transmisiones de la ceremonia.

James Christian Kimmel nació en Nueva York y, además de presentador y comediante es actor, guionista y productor de televisión, y el productor ejecutivo de su propio programa. Nació en una familia de emigrantes, con una madre de ascendencia italiana y un padre -que fue ejecutivo de la IBM- que combina orígenes alemanes, irlandeses y galeses.

En el aspecto profesional ha confesado tener un gran ídolo: David Letterman, el veterano conductor del mítico Late Night with David Letterman que presentó durante 22 años en la NBC. “Realmente, la razón por la que me metí en el mundo del espectáculo es que quería ser amigo de David Letterman. Hay chicos en la escuela secundaria que quieren ser jugador de béisbol, o el que está en el equipo de lucha… Yo era el tipo que veía a David Letterman”, reconoció. Años después, en 2013, la revista Time lo incluía entre las 100 personas más influyentes del mundo.

Mucho antes de la gran noche del 26 de febrero, Kimmel ya empezó con los chistes. “Preguntaron a unas 14 personas si querían presentar el Oscar y todos dijeron que no. Y luego estaba yo. Me quedé completamente sorprendido”, dijo. Luego agregó: “Los productores y la Academia agotaron la larga lista de nombres, y al final decidieron que, ya que estoy al otro lado de la calle donde hacen el evento, yo era la persona más cercana para presentarlo”.

Lo que sí no es broma es lo que cobrará por ser el anfitrión en los Oscar. Él mismo lo dijo en una en el programa de radio Kevin & Bean, Kimmel: recibirá 15,000 dólares. “Creo que sería ilegal no pagar nada… No estoy seguro de si podía revelar esto, pero nadie me dijo que no lo hiciera. Así que considero que es culpa suya”, bromeó. Para las cifras que maneja Hollywood, y teniendo en cuenta los 10 millones de dólares anuales que cobra Kimmel por hacer su programa, los 15,000 dólares son simbólicos.